"La incomprensión del presente nace fatalmente de la ignorancia del pasado. Pero quizá sea
igualmente vano esforzarse por comprender el pasado, si no se sabe nada del presente" M. Bloch

lunes, 20 de septiembre de 2010

Los trágicos versos de la dama Ligeia

Leyendo a Poe y sus Narraciones Extraordinarias he dado con unos impactantes, unos impresionantes versos que el autor norteamericano pone en boca de la moribunda dama Ligeia, en el cuento con el mismo nombre. Es la poesía de fácil comprensión, y nos habla del Hombre, de la Existencia o Condición Humana (a la pesimista manera romántica) y, por qué no, de la Historia misma. Por eso, sin tratarse propiamente de un tema histórico, he querido compartir aquí en el Blog estas letras que tanto me han gustado:


¡Mira! ¡Esta noche es fiesta!
En estos últimos años de tristeza, 
Una multitud de ángeles alados, cubiertos
Con velos y deshechos en llanto,
Está sentada en un teatro para ver
Una comedia de esperanza y temores,
Mientras la orquesta a intervalos deja oír
La música de los mundos.

Los comediantes, hechos a la imagen del Dios de las alturas,
Susurran y gruñen en voz baja
Y corren de un lado para otro...
Simples marionetas que van y vienen
A las órdenes de un algo grande y sin forma
Que cambia y mueve los decorados
¡Sacudiendo de sus alas de cóndor
La invisible desgracia!

¡Qué abigarrado drama!..., ¡sin duda no será olvidado!
Con su Fantasma perseguido sin descanso
Por una multitud que no puede alcanzarlo
Cruzando un círculo que gira sin cesar
Sobre sí mismo.
Y la Locura, el Pecado,
Y el Horror, son el alma del argumento.

Pero mirad: entre el tropel mímico
Se introduce una figura que rastrea.
Un ser rojo de sangre que viene retorciéndose
Desde la soledad de la escena.
¡Se retuerce!... ¡se retuerce!... con mortal angustia.
Los comediantes se convierten en su alimento, 
Y los serafines lloran ante los colmillos de
La terrible sabandija
Tintos de sangre humana.

¡Desaparecen..., se extinguen todas las luces!
Y sobre todas aquellas temblorosas figuras
Cae el telón, el paño mortuorio,
Con el ímpetu de la tempestad.
Y los ángeles pálidos y descoloridos
Se levantan, se quitan los velos y afirman
Que aquella obra es la tragedia "Hombre"
Y su protagonista, su héroe, el Gusano Conquistador.

Impresionante, ¿no?. A mí me lo parece. No queda en ésto la divina Ligeia,  que antes de expirar se pregunta por qué ha de ser siempre así, y si no puede ser el Conquistador conquistado por el hombre, en sí mismo parte y esencia de Dios, para ultimar con unos versos de Joseph Glanvill: "El hombre no se rinde a los ángeles ni a la muerte por entero, sino solamente por la flaqueza de su débil voluntad". Precioso.

Pues bien, ¿quién es ese Gusano Conquistador?
Podríamos tal vez interpretarlo como creo lo hace Pink Floyd en el famoso The Wall. ¡Seguro que todos véis cómo estos artistas debieron coger la idea de Poe para sus versos Waiting for the worms to come, Waiting to follow the worms, o para el enorme y monstruoso gusano que al final de la película enjuicia al protagonista, que se ha salido del rumbo marcado! 



Pienso que éste Gusano Conquistador bien podría ser la imagen de los sistemas totalitarios, de sus creadores y líderes, de los que oprimen o anulan a esa gran mayoría sufriente que llamamos Pueblo, de los que permiten el estado de cosas actual en la sociedad, en el mundo y en la existencia de los seres humanos y, sobre todo, éste gusano sería aquellos que haciendo todo ésto, nos hacen siempre creer que somos tan pequeños como el hombrecillo de la imagen de  arriba, que nada podemos contra el estado de cosas que nos rodea, el  mismo que vemos y oímos por los medios a diario, por haber sido siempre así, por ser al parecer lo natural e irreparable.
El Gusano conquista al Hombre desde antiguo, solamente por la flaqueza de su débil voluntad.

¡Y ésto lo escribía un Poe que no habría de vivir las brutalidades sin nombre del siglo XX! Mas el pobre ya las intuía... por algo se le considera un Genio.

Saludos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada