"La incomprensión del presente nace fatalmente de la ignorancia del pasado. Pero quizá sea
igualmente vano esforzarse por comprender el pasado, si no se sabe nada del presente" M. Bloch

viernes, 4 de marzo de 2011

La tragedia del VI Ejército Alemán

Esta vez comparto con vosotros documentos históricos en forma de correspondencia militar, donde contemplamos una crónica de la destrucción del VI Ejército de Friedrich Paulus vista desde fuera por el mariscal Erich von Manstein. En mi edición de "Victorias frustradas" se incluyen en los apéndices 7,8,9 y 10. Es de la de editorial books4pocket con ISBN 978-84-96829-49-7.

---

Del comandante del Sexto Ejército

Estación de Gumrak, 26.11.1942
Escrito a mano por un oficial

Al Mariscal General Von Manstein, comandante en jefe del Grupo de Ejércitos del Don

Señor Mariscal:

I. Mi más respetuosa gratitud por su radiograma del 24.11 y por los socorros que en él se nos anuncian.
II. Para que pueda formar juicio sobre la situación, a continuación me permito comunicarle lo siguiente

1º. Cuando el 19 de noviembre lanzaron los rusos su potente ataque contra las fuerzas a derecha e izquierda del ejército, ambos flancos de éste quedaron en el término de dos días desamparados y pudo el enemigo penetrar rápidamente con fuerzas móviles. Las vanguardias de algunas de nuestras unidades rápidas (XIV Cuerpo Panzer) que avanzaban a occidente más allá del Don, tuvieron un encuentro a poniente de este río con fuerzas enemigas superiores, quedando en situación apurada, sobretodo a consecuencia de la escasez de carburantes y de la consigueinte reducción de la movilidad de nuestros blindados. Simultáneamente avanzaba el enemigo contra la retaguardia del XI Cuerpo de Ejército, que en cumplimiento de las ordenes recibidas había mantenido en toda su extensión las posiciones que hacia el norte cubría. Como ya no era posible retirar del frente fuerza alguna para salir al paso de este peligro, no nos quedó más recurso que el de hacer girar hacia el sur el ala izquierda del cuerpo del Decimoprimer Ejército, para que este pudiese replegarse luego a una posición en cabeza de puente a poniente del Don y evitar que las fracciones que a dicho lado del río se hallaban quedasen disgregadas del grueso de la unidad.
Cuando llevábamos a cabo estas medidas, llegó una orden del Führer disponiendo que el XIV Cuerpo Panzer atacase Dobrinskaia con su ala izquierda. Pero los acontecimientos se habían adelantado y ya resultaba de imposible ejecución por lo que hube de dejarla incumplida.

2º. El 22 por la mañana fue puesto bajo mis órdenes el IVº Cuerpo de Ejército, que hasta entonces había dependido del IV Ejército Panzer. El ala derecha del cuerpo en cuestión se hallaba en retirada de sur a norte por Businovka, de suerte que todo el flanco sur y sudeste quedaba descubierto. Si no queríamos dejar que los rusos avanzasen desembarazadamente sobre la retaguardia del ejercito en dirección a Stalingrado, no nos quedaba otro recurso que retirar fuerzas de esta plaza y del frente norte, puesto que estas fuerzas aun tendrían probabilidades de llegar a tiempo, mientras que las traídas del lado occidental del Don habrían de llegar tarde.
Con los refuerzos que del frente de Stalingrado le procuramos consiguió al fin el Cuarto Ejército montar un débil frente sur con el ala occidental en Marinovka, aunque ya el día 23 lograba el enemigo romperlo en varios puntos. El resultado allí estaba todavía indeciso. El 23 por la tarde se observó la presencia de poderosas unidades blindadas -entre ellas 100 tanques- en la región a occidente de Marinovka, quedando al fin plenamente confirmada. En cambio, en todo el territorio comprendido entre Marinovka y el Don sólo existian tenues elementos de seguridad alemanes. La ruta en dirección a Stalingrado estaba prácticamente expedita para las fuerzas de tanques y motorizadas rusas, como también lo estaba el camino para el puente del Don en Pestkovatka.
De los mandos y centros superiores llevaba 36 horas sin recibir órdenes ni noticias, cuando bastarían pocas horas más para que me viese en la situación siguiente:
a) O bien mantenerme en los frentes de poniente y norte y dejar que el ejército se viese acometido y arrollado por la retaguardia de un momento a otro, cumpliendo así al pie de la letra la orden de resistir que se me había dado.
b) Tomar la única decisión en tal situación posible, de volverme con todos mis recursos contra el enemigo que se disponía a apuñalar al ejército por la espalda. Ni que decir tiene que, adoptada esta decisión, no cabría pensar ya en sostener los frentes este y norte y que sólo restaría entonces la solución de tentar una ruptura hacia el sudoeste.
En el supuesto b) actuaría como la situación demanda, pero incurriría al mismo tiempo en desobediencia, y esto ya por segunda vez.

3º En tan crítica situación dirigí un radiograma al Führer con el ruego de que me concediese libertad de acción para adoptar tan extrema resolución cuando otro recurso no quedase. Lo que con ello perseguía era precaverme contra el riesgo de dar acaso demasiado tarde la única orden posible en la situación supuesta.
De que no iba a darla sino en caso extremo no puedo, desgraciadamente, ofrecer garantías; y así hube de limitarme a pedir confianza en mí.
Pero mi radiograma quedó sin respuesta alguna directa.
En cambio, hoy recibo los dos radiogramas adjuntos del Alto Mando del Ejército*, que todavía me coartan más. A propósito de ellos debo manifestar que tanto yo como mis comandantes estamos enteramente resueltos a resistir hasta el último extremo.
Pero, teniendo en cuenta la responsabilidad que ante el Führer contraje y que todavía se extiende a 300 000 hombres, me parece comprensible que haya solicitado autorización para actuar de acuerdo con la situación si ésta llega a ser extrema. Y la evolución puede plantearme la suma gravedad supuesta mañana mismo o acaso dentro de unas horas.


La resistencia rusa en Stalingrado sería en extremo tenaz (www.pegatiros.com)

III. La situación del día va señalada en el plano (no se incluye)
Aun cuando conseguí mandar algunas fuerzas al frente sudoeste, la situación sigue siendo allí muy tirante todavía. El frente sur (IV Cuerpo de Ejército) se ha afianzado un poco y rechazado fuertes ataques de infantería y tanques durante los últimos días, aunque con importantes bajas propias y elevado consumo de municiones.
El frente de Stalingrado tiene que defenderse día a día de una tremenda presión enemiga. En el frente norte radican las dificultades en el ángulo nordeste (94ª División de Infantería) y en el ala occidental (76ª División de Infantería). A mi modo de ver, sin embargo, en el frente norte todavía faltan los ataques más duros toda vez que el enemigo cuenta allí con ferrocarril y carreteras para llevar a él los refuerzos que estime encesarios. Por mi parte, me encargaré en estos días con preferencia de llevar fuerzas de occidente al frente norte.
El abastecimiento aéreo que desde hace tres días nos llega, sólo representa una fracción de las necesidades mínimas, de 600 toneladas, equivalentes a 300 junkers por día.
Dentro de pocos días nos hallaremos de lleno en una grave crisis de aprovisionamiento.
Creo, sin embargo, que todavía podrá sostenerse el ejército por algún tiempo. Lo que ya se hace dificil predecir es si el ejército por momentos más débil y la carencia de alojamientos y de madera de construcción y combustión nos permitirán sostenernos por mucho más tiempo en torno a Stalingrado, incluso en el caso de que se consiga abrir un corredor hasta mí.
Como es de suponer que a diario habré de verme acosado a preguntas harto comprensibles sebre nuestras perspectivas, mucho agradecería que se me facilitasen con alguna más largueza datos e informes para poder, basado en ellos, levantar un poco el ánimo de mis hombres.

En su mando, señor Mariscal, me permito yo ver la mejor garantía de que ha de hacerse todo lo posible para salvar al Sexto Ejército.
Mis mandos todos y mis valientes soldados tampoco habrán de ahorrarse esfuerzo alguno para justificar su confianza.
Soy, Herr Mariscal, su más subordinado,
Firmado: Paulus

* Inencontrables en la actualidad

--------------
Secreto del Mando
Muy Importante,
Sólo por mano de oficial.
Al jefe del Estado Mayor General de Alto Mando del Ejército, Sección de Operaciones 9.12.1942

Juicio de la situación

1º Situación enemiga. En los últimos 10 días ha conseguido el enemigo aumentar sus efectivos que combaten al Grupo de Ejércitos. No sólo ha traído las reservas que anunciábamos en el juicio de situación del 28 de noviembre, sino además otras no esperadas. En conjunto, hemos comprobado frente al Grupo de Ejercitos la presencia de:
86 divisiones de fusileros
17 brigadas de fusileros
54 brigadas de tanques
14 brigadas motorizadas
11 divisiones de caballería
O sea un total de 182 grandes unidades. Existen, además, 13 regimientos independientes de tanques, algunos batallones blindados y varias brigadas de piezas antitanques.

Puntualizando, tenemos:
a)La zona fortificada de Stalingrado se encuentra cercada en el frente del Volga por el 62º Ejercito, con 8 divisiones de fusileros, 3 brigadas de fusileros, y 1 brigada de tanques en el mismo frente, y 2 brigadas de fusileros, 2 de tanques y 2 motorizadas en reserva.
Por el frente norte la cercan el 66º y 24º Ejércitos, con un total de 17 divisiones de fusileros y una brigada motorizada en el mismo frente, y 4 brigadas de fusileros y 4 de tanques de reserva.
Por el frente de poniente la cercan el 65º y el 21º Ejércitos, con un total de 10 divisiones de fusileros, 7 brigadas de tanques ,2 motorizadas, 5 regimientos de tanques y 1 brigada antitanque en el frente y 4 brigadas de tanques a retaguardia.
Por el lado sur atacan el 57º y 64º Ejércitos, con 7 divisiones de fusileros, 6 brigadas de fusileros, 6 de tanques, 6 motorizadas y 2 regimientos de tanques en primera línea, manteniendo al parecer en reserva 2 divisiones y 2 brigadas de fusileros, 5 brigadas de tanques, 1 motorizada y 5 regimientos de tanques.
El enemigo ha atacado en los ultimos diez días alternativamente por los frentes norte, oeste y sur, cargando sobretodo en el occidental y dejando relativamente menos castigado el sur.

b) Cubren el ataque a Stalingrado por el sudoeste (al oeste del Don) -en el frente del Chir- el Quinto Ejército de tanques, con 12 divisiones de fusileros, 5 divisiones de caballería, 2 de caballería motorizada, 4 brigadas de tanques, 1 regimiento de tanques y 2 brigadas motorizadas en el mismo frente, y 2 divisiones de fusileros, 2 brigadas de tanques y 1 motorizada en reserva. Prolongan estas fuerzas inmediatamente por el norte tres divisiones más de fusileros situadas frente al cuerpo y al ala izquierda del grupo Hollidt.
La cobertura hacia el sur al este del Don la tiene el 51º Ejército, con 4 div. de fusileros, 4 de caballería,1 brigada de tanques y 1 motorizada en el frente, y con 1 brigada de tanques y 1 de fusileros en reserva. Todavía se presume y esta pendiente de comprobación la concentración de mayores reservas de este frente.

c)Los reconocimientos de los últimos días arrojan lo siguiente:
llegada de tropas transportadas al este de Stalingrado y movimientos de fuerzas a través del Don delante del frente este del Grupo Hollidt hacia el Sur. Al paso que el frente de cobertura al este del Don se ha mantenido en actitud más bien pasiva, por no haber terminado al parecer la concentración de fuerzas motorizadas rezagadas todavía, ha atacado el enemigo con fuertes contingentes a través del Chir en la cabeza de puente de este río y a occidente de la estación. Ataque que seguramnete habrá de ser ampliado al oeste, como parecen pronunciar los movimientos al norte y sur frente al Grupo Hollidt.

d)Es indudable que en los combates precedentes lleva perdida el enemigo una parte considerable de sus tanques; pero lo cierto es que estas bajas vienen siendo hasta ahora ampliamente cubiertas con las nuevas unidades regimentales, etc.,aportadas con fuerzas blindadas. La combatividad de su infantería sigue siendo escasa, ciertamente; pero la intensidad de la intervención artillera va en aumento, sobretodo en el frente occidental de Stalingrado.

2ºNuestra situación

a) Sexto Ejército: Hasta el presente ha ido rechazando este ejército todos los ataques del enemigo, aunque a costa de bajas muy crecidas. De su potencia actual informo en comunicación aparte. Las existencias de municiones en sus clases más importantes figuran a continuación en porcentaje de su rpimitiva dotación (una de las primitivas dotaciones cubría las necesidades de tres días de lucha efectiva), tomando como fecha de balance la de 5.12.42:
50 mm.kw.k.L./60 (cañón en vehículo)=59%
75 mm.kw.k.40 (cañón en vehículo)=39.4%
Morteros de 80 mm.=30.8%
Artillería ligera de infantería= 28%
Artillería pesada de infantería= 25%
Morteros de 15mm.=25%
Obuses ligeros= 34%
Cañones de 100 mm.=21.6%
Obuses pesados= 36%
Las provisiones llegarán todavía, si reducimos la ración de pan a unos 200 gramos,
hasta el 14.14 la de pan,
hasta el 20.12 la comida de mediodía y
hasta el 19.12 la de la noche.
A causa de la situación atmosférica, el abastecimiento aéreo sólo el 7 de diciembre llegó a las 300 toneladas, a pesar de la magnífica actuación de la Luftwaffe; y aun para eso perdió aquel día dos aparatos abatidos y nueve desaparecidos de un total de 188. Los demás días los suministros aportados oscilaron entre 25 toneladas (el 27 nov.) y 150 (el 8 dic.), cuando las necesidades mínimas eran de 400 toneladas diarias.

b)Cuarto Ejército Panzer. A consecuencia de los problemas con los que se han encontrado los elementos rodados de la 23ª División panzer, la concentración del LVII Cuerpo y su incorporación con los relevos a durado hasta el 10 de diciembre, en lugar de hasta el 3 como estaba calculado.
Para restablecer la situación en el frente del Chir hubo que echar mano del XLVIII Cuerpo Panzer (336ª División de infantería, 11ª División panzer y 7ª División de campaña de la Luftwaffe). La lucha no ha terminado aun.

c) Unidades rumanas. El cuarto Ejército rumano se mantiene por ahora firme inmediatamente al norte de la 16ª División de infantería (motorizada). Hay que contar, sin embargo, con que en caso de un ataque más serio desde el norte no resistiría, sobretodo si tenemos en cuenta con la orden que el mariscal Antonescu le ha dado de que no se deje aislar.
En el Tercer Ejército rumano, excepción hecha del intacto I Cuerpo de Ejército, encuadrado con el Grupo Hollidt, la efectividad de los restos de las divisiones rumanas situados en vanguardia no pasa de uno a dos batallones. Artillería no existe ya en cantidad apreciable, y la reorganización de unidades a retaguardia tampoco ha dado resultado alguno todavía por carencia de armas. Es un hecho innegable, por otra parte, el que los mandos rumanos no actúan con la energía que fuera de desear. Califican la derrota de "impuesta por fuerza mayor", achacandola así al mando alemán. Además, todo el frente del Tercer Ejército Rumano está siendo mantenido por unidades de fortuna, permisionarios, etc. Careciendo como carecen de artillería y piezas antitanques, no cabe hacerse la ilusión de que tal frente pudiera aguantar por mucho tiempo un ataque serio del enemigo, sobretodo si este lo efectuase con fuerzas blindadas. Estaas agrupaciones formadas de retazos, sin una sólida cohesión interna, deberían ser relevadas antes de poco tiempo por unidades de verdaderos combatientes, no sólo porque ni su composición ni combatividad consienten una larga etapa de lucha, sino también porque en cuanto se trate de tropas con especiales servicios en la retaguardia, no pueden estar ausentes de ellos durante mucho tiempo sin que los servicios de aprovisionamiento acaben resintiéndose.

Continuará...

Saludos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada