"La incomprensión del presente nace fatalmente de la ignorancia del pasado. Pero quizá sea
igualmente vano esforzarse por comprender el pasado, si no se sabe nada del presente" M. Bloch

domingo, 27 de junio de 2010

Los sucesos de mayo del 37 a través de sus documentos (I)

La Batalla protesta de la campaña contra el POUM

“¡Basta, basta ya! No hay derecho a que por apetencias malsanas se quiera eliminar a una organización de trayectoria revolucionaria, que ha luchado y que sigue luchando, junto con los demás, por el triunfo de la revolución española.”
La Batalla, órgano del Partido Obrero de Unificación Marxista.
Barcelona, 4 de febrero de 1937, pág. 1, recuadro.


El Partido Comunista ataca al POUM

La partida del trotskismo fascista debe ser disuelta y juzgada como fascista.

La canalla del POUM, desenmascarada en los cueros vivos de su infamia ante los trabajadores, se revuelve ahora con la desesperación de quien se ve descubierto y acusado, en el término de la postura falsa a que pudo conducirle una campaña meditadamente demagógica, dirigida al sólido muro de la unidad antifascista, con la perseverancia y la intención que sus amos extranjeros le dictan.
Nosotros hemos venido acusándoles consecuentemente, demostrando su aventurerismo, señalándoles como un grupo de la facción organizado a nuestra espalda. No se trata de disensión ideológica, ni siquiera repugnancia física hacia una partida de traidores, sino de algo más profundo y más vasto. Se trata de la distancia que puede haber entre quienes figuramos en la vanguardia de los intereses de nuestro pueblo y los esbirros de la Gestapo. Se trata de la punta de bandidos que el fascismo ha dejado todavía entre nosotros.


Ahora mismo, en el libelo que edita en Barcelona con el título de La Batalla, se defiende con argumentos de la inconsistencia y de la comicidad siguientes: Refiriéndose al proceso contra los trotskistas (se celebraba entonces en Moscú, N. del A.), dice que es una “farsa inicua”, y en la línea de más abajo reconoce que estuvieron presentes los embajadores de Francia y los Estados Unidos. Es decir, que un proceso desarrollado ante centenares de periodistas extranjeros, frente al Cuerpo diplomático, con garantías jurídicas para los procesados como no concurren en país alguno, merece para el POUM la calificación de farsa. Naturalmente sus cómplices en España no van a reconocer la justicia ejercida contra una patrulla de asesinos. El día en que haya que juzgar en España a los trotskistas –porque nosotros, con nuestro fraternal colega Mundo Obrero pedimos que un Tribunal del Pueblo juzgue a los cuadros fascistas de esta organización- sus cómplices de cualquier sitio dirán que la justicia de nuestro pueblo ha sido una farsa inicua…

En este mismo número de La Batalla… contra los antifascistas, escribe que ha recibido multitud de protestas de “camaradas y simpatizantes” por un artículo de Goltzov en L’Humanité, protestas que no reproduce… por falta de espacio. Y es que, claro, las felicitaciones de Franco no las va a insertar.
Su cinismo les lleva a decir en otro lugar, contestando a un informe de La Hoja Oficial del Lunes, “que no figuró el retrato de Trotski en un mitin organizado por el POUM en Barcelona”. Estos miserables, conscientes de la indignación que la figura del jefe de estas bandas internacionales despierta en todas partes, no se atrevieron a exhibir su retrato ni ante sus propios afiliados.
Y es que a los fines de este aspecto subrepticio del fascismo, quizás el nombre cargado de crímenes de Trotski empieza a no colocarse bien. No sabemos qué nueva posibilidad ensayan para poder seguir sirviendo los cálculos de la retaguardia fascista entre nosotros.

Otra prueba de que la canalla pumista sólo sirve al fascismo y nada más que al fascismo. Como todo el mundo sabe, el Gobierno legítimo de la República acaba de declarar disueltas las llamadas Patrullas de Control y organizado en un solo cuerpo las funciones de policía y vigilancia en la retaguardia. Como todo el mundo sabe también, ese Cuerpo está integrado por militares de todos los partidos antifascistas y de las dos centrales sindicales. Pues bien, La Batalla del miércoles grita en una manchette: “Viva las Patrullas de Control”, y escribe en otro lugar que este Cuerpo policial de la retaguardia es la reserva armada de la reacción. Es decir, que combate rabiosamente las disposiciones del Gobierno e injuria a la fuerza pública del pueblo. Y si todo el que sabotea al Gobierno e insulta a sus defensores debe ser considerado como fascista, fascistas son esos provocadores del POUM.
Y lo que es preciso para terminar con ese parapeto de bandidos es darles el trato y hacerles justicia conforme a su condición de fascistas.
Frente Rojo. Valencia, 6 febrero de 1937.

Vemos como el ambiente está más que caldeado, y las graves acusaciones que los comunistas lanzan a los miembros del POUM.

Continúa aquí

Saludos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada