"La incomprensión del presente nace fatalmente de la ignorancia del pasado. Pero quizá sea
igualmente vano esforzarse por comprender el pasado, si no se sabe nada del presente" M. Bloch

sábado, 10 de septiembre de 2011

Carta de un jefe azteca a los gobiernos de Europa

En realidad se trata de un extracto pero, antes, hablemos un poco sobre la deuda externa, sobre lo que significa. El material lo he extraído de una pequeña publicación que Pobreza Cero (http://www.pobrezacero.org/) pone gratuitamente en manos de quien esté interesado (lo tenéis para descargar aquí, al menos por ahora, en la esquina inferior derecha). Pues bien...

Deuda externa, ¿pero quién es el deudor?

La cantidad de dinero que desde los países empobrecidos sale para las arcas de los países ricos en concepto de pago del servicio de la deuda externa, limita sus posibilidades de desarrollo, impidiendo que esas cantidades se inviertan en recursos para acabar con la pobreza en que vive su población.
Según Naciones Unidas, haría falta sólo 1/4 parte de lo que se paga en servicio de deuda para garantizar acceso a la educación básica, a una infraestructura sanitaria, a una alimentación adecuada y agua potable a todos los seres humanos.
¿Sabías que en 2003 los países del Sur transfirieron al Norte más de 374.720 millones de dólares, cifra que supone más de 5 veces  lo que los países del Norte les transfirieron en concepto de Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD)?
El servicio de la deuda absorbe, como promedio, en torno al 4.8% del PNB de los países en desarrollo: una cuota que es superior al gasto público en educación (3.6%) o al gasto público en salud (2%) que estos mismos países realizan como media.
¿Sabías que en Malawi uno de cada cinco habitantes tiene SIDA? Malawi gasta más en el pago del servicio de la deuda que en sanidad.

¿De qué deuda estamos hablando?
Te sorprenderá saber que en el cómputo de deuda se incluye la deuda ilegítima, es decir, aquélla que se otorgó a países con regímenes dictatoriales cuya población, además de tener que sufrir las terribles represiones que protagonizaron sus mandatarios sobre ellos, nunca se han beneficiado de esos créditos.
Entre 1976 y 1983, el período que va desde el principio de la dictadura militar hasta la guerra de las Malvinas, la deuda argentina se incrementó de 7.500 millones de dólares a 43.500 millones y este dinero debe ser devuelto por la población a fuerza de ver recortados sus derechos sociales hasta extremos de absoluta pobreza.

Somos deudores de los países en desarrollo...
...por el expolio histórico y presente de sus recursos naturales, 
...por la apropiación intelectual de los conocimientos ancestrales, 
...por el uso y degradación de sus tierras, agua y aire para proyectos de exportación que amenazan su derecho a la alimentación y soberanía alimentaria,
...por la libre utilización del espacio ambiental global para depositar nuestros residuos,
...y por nuestra responsabilidad en el cambio climático, del que probablemente serán los primeros afectados.

Y ahora sí, el extracto de la carta de un jefe azteca a los gobiernos de Europa

"Aquí pues yo, Guaicaipuro Cuautémoc, descendiente de los que poblaron la América hace cuarenta mil años, he venido a encontrar a los que se la encontraron hace quinientos años.
El hermano usurero europeo me pide pago de una deuda contraída por judas a quienes nunca autoricé a venderme. El hermano leguleyo europeo me explica que toda deuda se paga con intereses, aunque sea vendiendo seres humanos y países enteros sin pedirles consentimiento. También yo puedo reclamar pagos. También puedo reclamar intereses...
Consta en el Archivo de Indias. Papel sobre papel, recibo sobre recibo, firma sobre firma, que solamente entre el año 1503 y 1660 llegaron a Sanlúcar de Barrameda 185 mil kilos de oro y 16 millones de kilos de plata provenientes de América. Esos 185 mil kilos de oro y 16 millones de kilos de plata deben ser considerados como el primero de varios préstamos amigables de América para el desarrollo de Europa.
Nos limitaremos a exigir la devolución de los metales preciosos adelantados, más el módico interés fijo de un 10 por ciento anual acumulado durante los últimos 300 años. Sobre esta base, aplicando la europea fórmula del interés compuesto, informamos a los descubridores que sólo nos deben, como primer pago de su deuda, una masa de 185.000 kilos de oro y 16 millones de kilos de plata, ambas elevadas a la potencia de trescientos. Es decir, un número para cuya expresión total serían necesarias más de trescientas cifras, y que supera ampliamente el peso de la tierra."

http://www.mujeres.co.cu

Saludos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada