"La incomprensión del presente nace fatalmente de la ignorancia del pasado. Pero quizá sea
igualmente vano esforzarse por comprender el pasado, si no se sabe nada del presente" M. Bloch

martes, 5 de enero de 2010

Discurso secreto de Himmler en Poznan, octubre de 1943

Donde se nos muestra la falta de humanidad del personaje.






En un discurso pronunciado en Posen (Poznan) el 6 de octubre de 1943 ante los Reichsleiter y los Gauleiter, Heinrich Himmler justifica la decisión de hacer desaparecer a las mujeres y los niños judíos:

En este terreno, y en este círculo extremadamente reducido, me permitiré abordar una cuestión que quizá os parezca obvia, camaradas, pero que ha sido la más difícil de resolver de mi vida: la cuestión judía. Que no haya más judíos en vuestra provincia es para vosotros algo satisfactorio y evidente. Todos los alemanes -con raras excepciones- han comprendido bien que no habríamos soportado y no soportaríamos los bombardeos ni las dificultades de cuatro, quizá cinco o seis años de guerra, si esta peste que todo lo pudre estuviera aun en el cuerpo de nuestro pueblo. La frase "los judíos deben ser exterminados" contiene pocas palabras, se dice pronto, señores. Pero lo que exige de quien la pone en práctica es lo más duro y difícil que hay en el mundo. Naturalmente son judíos, no son más que judíos, es evidente; pero pensad en la cantidad de gente -incluso camaradas del partido- que han dirigido a cualquier servicio o a mi mismo la famosa petición que dice que por supuesto todos los judíos son unos puercos, salvo tal y cual que son judíos decentes a quienes no se debe hacer nada. Me atrevo a afirmar que, a juzgar por el número de esas peticiones y el número de esas opiniones en Alemania, ha habido más judíos decentes de los que existían nominalmente. Tenemos en Alemania tantos millones de individuos que tienen su famoso judío decente, que ese número es más importante que el total de judíos. Menciono esto simplemente porque habéis podido advertir en vuestras provincias que muchos nacional-socialistas respetables y decentes conocen a un judío que también es decente.

Os pido con insistencia que escuchéis simplemente lo que digo aquí en la intimidad, y que nunca habléis de ello. Se nos planteó la cuestión siguiente: "¿Qué hacemos con las mujeres y los niños?". Me decidí y también aquí encontré una solución evidente. En efecto, no me sentía con derecho a exterminar a los hombres -decid, si quereis, matarlos o hacerlos matar- y dejar crecer a los hijos, que se vengarían en nuestros hijos y nuestros descendientes. Fue preciso tomar la grave decisión de hacer desaparecer a ese pueblo de la faz de la Tierra. Para la organización que tuvo que realizar esta tarea fue la cosa más dura que había conocido. Creo poder decir que se ha realizado sin que nuestros hombres ni nuestros oficiales hayan sufrido en su corazón o en su alma. Pero ese peligro era real. La vía situada entre las dos posibilidades -endurecerse demasiado, perder el corazón y dejar de respetar la vida humana, o flojear y perder la cabeza hasta tener crisis nerviosas-, la vía entre Caribdis y Escila es desesperadamente estrecha.




Hemos entregado todos los bienes que les hemos incautado a los judíos -se trata de sumas enormes- al Ministerio de Economía. Mi punto de vista ha sido siempre el siguiente: si queremos ganar la guerra, tenemos ante nuestro pueblo y nuestra raza, ante nuestro Führer que nos ha sido concedido al fin al cabo de dos mil años, la obligación de no ser mezquinos y de ser consecuentes. No tenemos derecho a tomar un solo pfennig de los bienes confiscados a los judíos. Desde el principio he decretado que el SS que coja aunque sólo sea un marco será condenado a muerte. Estos últimos días, puedo decirlo francamente, he firmado por esta razón una docena de sentencias de muerte. Hay que mostrarse duro para que el conjunto no sufra. Me he sentido obligado a hablaros con mucha franqueza de esta cuestión y a deciros lo que os ha pasado a vosotros, que sois los más altos dignatarios, que tomáis las decisiones al más alto nivel del Partido, de ese orden político, de ese instrumento político del Führer. La cuestión de los judíos estará solucionada de aquí a final de año en los paises que hemos ocupado. Sólo quedarán los restos de población judía que hayan encontrado refugio en alguna parte. La cuestión de los judíos casados con no judíos y la de los semijudíos va a ser estudiada con razón y buen sentido: vamos a tomar una decisión y a aplicarla.

He tenido grandes dificultades con muchas instituciones económicas, podéis creerme. He limpiado grandes guettos judíos en los territorios de la retaguardia. En un guetto de Varsovia libramos combates callejeros durante un mes. ¡Un mes! Allí demolimos en torno a setecientos búnkers. Ese guetto fabricaba abrigos de piel, ropa, etc. Antes, cuando querías entrar, te decían: "¡Alto, usted entorpece la economía de guerra! ¡Alto, fábrica de armamento!". Evidentemente, esto no tiene nada que ver con nuestro camarada del partido Speer, no se puede hacer nada. Es una parte de las supuestas fábricas de armamento que el camarada Speer y yo mismo tenemos intención de depurar en las semanas y meses que vienen. Lo haremos sin ningún sentimentalismo, porque en este quinto año de guerra todo debe realizarse sin ningún sentimentalismo, pero con un gran entusiasmo por Alemania.

He terminado con la cuestión judía. Ahora estáis al corriente, y lo mantendréis en secreto. Cuando pase mucho tiempo, podremos quizá plantearnos la cuestión de si hay que decirle más al pueblo alemán. Creo que vale más que nosotros -todos nosotros- asumamos esta carga por nuestro pueblo, que asumamos la responsabilidad (la responsabilidad de un acto y no de una idea) y que nos llevemos nuestro secreto a la tumba.



HEINRICH HIMMLER: Discours secrets. Edición de Bradley F. Smith y Agnès F. Peterson. París, Éditions Gallimard, 1978, pp. 167-168.

Saludos

8 comentarios:

  1. Demasiados egoistas (por decirlo suave) endiosados se creen en posesión de la verdad y no respetan mínimamente los derechos humanos. Confiemos en que generaciones futuras sepan hacerlo mejor. No es facil pero hay que soñar que tampoco es imposible.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo17/1/14

    Por favor citen la fuente, porque sino carece de seriedad el artículo. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo1/8/16

      ¿Luego,usted tambien carece de seriedad por carecer asi mismo de identidad?.
      La fuente viene citada al pie de pagina,que es la bibliografia utilizada para realizar el articulo.
      Se dice que la ignorancia se cura viajando,y si viajar es de su agrado puede hacerlo hasta el museo de guerra en Berlin donde hallará el archivo original transcrito de dicho audio por propia viz de Heinrich Himmler.
      Claro que nunca faltará algun profeta que diga que fue un doblador que imitó su voz y demas excusas baladies utilizadas por conspiranóicos varios.
      Saludos

      Eliminar
  3. ¿De dónde proviene este texto?¿Dónde está el archivo original?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo1/8/16

      ¿El "gran" profesor Rolon solicitando procedencia del texto?.
      No me creo que usted no haya sido capaz de localizar la fuente original,de ser asi me defrauda,pues para ser tan férreo revisionista carece usted de los medios basicos para informarse.
      Saludos.

      Eliminar
  4. Hay que tener cuidado con esta clase de documentos sin acreditación ni referencias comprobables, aparte surge la pregunta ¿Si deseaban llevarse el secreto a la tumba, como es que se obtuvo esta transcripción? ¿A partir de alguna grabación? y si es así como que no guarda coherencia con el secretismo solicitado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo1/8/16

      Pseudo-revisionistas que son incapaces de hallar un documento en audio siquiera contando con la bibliografia a pie de articulo,ya no digamos viajar a Alemania o Rusia en cuyos museos de la guerra se halla la transcripción original del audio con la voz del mismisimo Heinrich Himmler.
      Por cierto,Salvador,se da el mismo caso que con las famosas armas secretas alemanas,¿porque no guardan coherencia con el secretismo solicitado si todo el mundo las conoce ya?.
      Saludos.

      Eliminar
  5. Hay que tener cuidado con esta clase de documentos sin acreditación ni referencias comprobables, aparte surge la pregunta ¿Si deseaban llevarse el secreto a la tumba, como es que se obtuvo esta transcripción? ¿A partir de alguna grabación? y si es así como que no guarda coherencia con el secretismo solicitado

    ResponderEliminar